La mochila de Lola

Espacio para disfrutar de la información,
la belleza y la cultura.

Marta Aranda Roig, pianista:

“La música me hace ser mejor persona, desarrolla mi lado más humano y espiritual.”

Marta Aranda Roig es una pianista, joven muy joven, casi niña, pero su música es adulta. Sus dedos aman las teclas de cualquier piano, (por desafinado que esté) y hacen que eleves tu alma a cotas infinitas cuando la sientes y la escuchas. Te enamoras de su sonrisa sincera y dulce, de su ser único que despide música y paz por todos sus poros. Sus ojos despiden chispas cuando te cuenta sus sueños y sus fronteras no tienen límites para seguir sus ideales. Su equipaje a punto, donde le lleve la música, su vida…

¡Bravo Marta!

-Hablemos de ti: nombre, edad, estudios,...

-Me llamo Marta Aranda, tengo 21 años. He cursado 4 años en el conservatorio Amaniel con el maestro Jose María Duque, y llevo 3 años en la universidad Alfonso X el Sabio estudiando piano con el maestro Iván Cítera, y su asistente Óscar Bravo, y música de cámara con el maestro Giuseppe Devastato. He tenido profesores de otras materias muy importantes a lo largo de mi carrera pero sin duda estos tres son los que han contribuido a que desarrolle este sentimiento tan fuerte que tengo hacia la música.

-¿Por qué elegiste el instrumento que tocas?

-Empecé estudiando música en el colegio. Una de mis mejores amigas iba a clases de piano en la hora del patio y me daba siempre mucha envidia. Además, tenía a mi madre en casa que de vez en cuando tocaba el piano y yo me quedaba asombrada cada vez que la escuchaba. Así fue como empecé a estudiar música en mi cole, donde solamente impartían clases de piano. Me enamoré del instrumento y decidí seguir con él después en el conservatorio.

-¿Qué esperas de la Música?

-Para mí esta es la pregunta más difícil de responder... No sé si puedo decir que espero algo en concreto de ella. La música me hace ser mejor persona, desarrolla mi lado más humano y espiritual. Me gusta mucho pasar tiempo sola y encontrarme conmigo misma y la música me ofrece esos momentos en innumerables ocasiones. De alguna forma también me lleva a mis límites y eso me hace superarme siempre y seguir luchando.

-¿Cómo es un día en tu vida?

-Cada día es diferente, tengo clases muy distintas a lo largo de la semana en la universidad. Las clases no me ocupan mucho tiempo pero paso la mayor parte del día estudiando. Hay días que puedo llegar a pasar 7-8 horas con mi instrumento. Intento hacer algo de deporte todos los días y además compagino los estudios dando clases de música, siendo monitora de un grupo scout, estudiando inglés y bailando tango. En mis tiempos libres me gusta seguir conociendo música nueva y leer, no solamente cosas de música: me apasiona la filosofía, la pedagogía y la poesía. Todos los días son agotadores, pero todo lo que hago lo hago con mucha ilusión.

-¿Cuál sería tu sueño profesional?

-Bueno, es difícil de responder, me gustan muchas cosas dentro de esta profesión y no me cierro a nada. Si tuviera que elegir una situación idílica para mi futuro diría el poder viajar y tocar en diferentes salas de todo el mundo, compaginando la interpretación con la pedagogía. Además, estoy muy interesada en el estudio de la música y su relación con el cerebro... me encantaría poder estar en un centro donde utilizar la música como terapia.

Vídeos

Canal de YouTube: https://www.youtube.com/channel/UC8uUT7RJVsD1SlQvVezyOfg